El Gobierno evalúa alternativas para insistir con la boleta electrónica en algunos distritos

El Gobierno evalúa alternativas para insistir con la boleta electrónica en algunos distritos

Es lo que evalúan en la Casa Rosada tras el fracaso de la reforma en el Congreso del año pasado que incluia votar con boleta electrónica en todo el país

La inquietud por la votación en la ciudad de Buenos Aires: ¿boleta única y papel en un mismo cuarto oscuro?

Después del fracaso de la reforma política en el Senado y frustrada la obsesión de Mauricio Macri de votar con boleta electrónica en todo el país en las legislativas de agosto, el Gobierno empezó a buscar variantes en torno al reemplazo de la tradicional boleta en papel. Resignado a esperar por lo menos al 2019 con la implementación en todo el país, el oficialismo ahora analiza insistir en la reanudación del calendario parlamentario con la aplicación del sistema electrónico en aquellos distritos en los que ya se utiliza, es decir en la ciudad de Buenos Aires y en Salta.

“Lo estamos viendo, no lo descartamos”, aseguraron a Infobae en el entorno del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a cargo de las negociaciones por la reforma. La posibilidad de avanzar con la boleta electrónica en territorio porteño y en Salta busca aliviar, en parte, el duro revés propinado por la oposición en el Congreso. Aunque el objetivo principal apunta a despejar la creciente incertidumbre que inquieta al macrismo en su versión porteña.

A fines de febrero, Horacio Rodríguez Larreta deberá convocar a elecciones y tendrá que decidir si desdobla los comicios legislativos, que a nivel local nunca fueron separados de la elección nacional. El jefe de Gobierno evalúa el desdoblamiento porque si las elecciones van unificadas, como ocurrió históricamente, los porteños deberían votar el mismo día con boleta electrónica y con el papel. O sea, con ambos sistemas, un despropósito que el macrismo busca evitar. En ese sentido, la posibilidad de avanzar en el Parlamento con el impulso del nuevo sistema en los dos distritos en los que ya funciona suma adhesiones, aunque los tiempos apremian.

Martin Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta en la previa de las últimas elecciones porteñas (NA)
Martin Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta en la previa de las últimas elecciones porteñas (NA)
Si el impulso de esta estrategia que analizan por estos días en la Casa Rosada no cosecha una recepción favorable en la oposición, cualquiera de las tres variantes que se barajan en la mesa chica del macrismo en su versión porteña preocupan a los cerebros de la campaña: la de votar con calendario unificado con ambos sistemas, la de desdoblar e ir a las urnas cuatro veces -dos internas, una local y otra nacional, y las dos generales con sus respectivos sistemas de votación- o la de volver directamente a la boleta de papel en una eventual elección unificada. Esta última es casi improbable, pero la llegó a esbozar Rodríguez Larreta ante su círculo íntimo, según confiaron desde su entorno.

La preocupación de la mesa chica del PRO por el sistema de votación que se implementará en la ciudad de Buenos Aires se suma a la incertidumbre por la postulación de Martín Lousteau, el principal candidato a vencer si es que el embajador en Washington decide dejar los Estados Unidos para presentarse en las elecciones de medio término. Infobae publicó el domingo que Macri le había sugerido al ex ministro declinar de la postulación este año pero que en caso de rechazar la sugerencia no tenía lugar en una interna dentro del PRO.

Lo paradójico es que, a diferencia de lo que ocurre en la Ciudad, en la provincia de Buenos Aires se regodean con el fracaso de la reforma política: en el entorno de la gobernadora María Eugenia Vidal estaban convencidos de que la implementación de la boleta única electrónica, cuestionada por gran parte de la oposición peronista, favorecía a Sergio Massa, uno de los principales candidatos a vencer en territorio bonaerense si es que decide renovar su banca.

A principios del mes pasado, en un reportaje conjunto con varios diarios del interior del país, el Presidente había asegurado que la boleta única papel, que se aplica en Córdoba y Santa Fe, podía ser “un camino alternativo” al sistema electrónico. “Ya sería una mejora: no introduce la tecnología pero sí es un instrumento que evita el robo de boletas”, abundó. Consultados por este medio, desde el Ministerio del Interior le bajaron el tono: “En Buenos Aires, por ejemplo, con la cantidad de categorías y candidatos, sería de un tamaño impracticable”.



Comentarios

comments

Etiquetas: ,

Share This
Jujuy Salta Formosa Misiones Corrientes Entre Rios Chaco Santa Fe Catamarca La Rioja San Juan San Luis Mendoza Neuquén Tucumán Santiago del Estero Córdoba Buenos Aires La Pampa Rio Negro Chubut Santa Cruz Tierra del Fuego ArgentinaCABA Ciudad Aut de Buenos Aires Capital FederalIslas Malvinas